Desarrollo: Más allá de las clasificatorias

Por New001

Desarrollo es una nueva serie de artículos regulares en los que los principales jefes y responsables de League explican lo que piensan del juego, su desarrollo y lo que se les pasa por la cabeza.

Hola a todos, soy New001, jefe de producción de League. Durante el último año puede que os hayáis hecho una idea de hacia dónde queremos dirigir el juego: queremos que League se convierta en un deporte global que perdure generaciones. Pero puede que no quede claro lo que significa en realidad para nosotros tomar este rumbo, o lo que queremos conseguir cuando hablamos de la idea de ''deporte''.

Una forma de explicarlo sería decir que queremos que League ofrezca competiciones relevantes a todos los niveles y, desde mi punto de vista, ya estamos a punto de conseguirlo.


Eslabones perdidos

A día de hoy, puede parecer que League cuenta con varias experiencias competitivas diferentes:

  1. Por un lado, la que tiene lugar de los niveles 1 al 30, en los que intentas comprender los conceptos básicos y aprender las dinámicas fundamentales del juego;
  2. Por otro, están las clasificatorias, que son más serias y hay que centrarse en mejorar, prestar atención al meta del momento y aumentar tu reserva de campeones;
  3. Y, por supuesto, la escena profesional, que es el nivel más alto de competición de League y en la que a veces parece un juego completamente diferente.

En realidad, la cosa no queda ahí, pero quiero hablar en concreto sobre esa experiencia que pasa desapercibida y que existe entre las clasificatorias y ser jugador profesional. Muchos de nosotros nunca vamos a ser tan buenos como para jugar en el Staples Center, en el Mercedes-Benz Arena o en el Sangam Stadium, pero eso no quiere decir que no podamos brindar experiencias competitivas en equipo que liberen la misma adrenalina y que impliquen la coordinación, la intensidad y los altibajos de las partidas profesionales, a todo aquel que quiera vivir la experiencia. Este tipo de juego organizado es lo que queremos darles a los jugadores, algo que salve las distancias entre las clasificatorias y el ámbito profesional.


La experiencia de Rumble

En Riot, tenemos un torneo desde hace mucho tiempo que se llama Riot Rumble. Este tiene lugar dos veces al año, dura varios meses y participan cientos de empleados de Riot de todo el mundo. Dividimos a los participantes según su nivel de emparejamiento, formamos los equipos y competimos por el premio final: chaquetas personalizadas (y, lo que es más importante, el derecho a chulear).

Durante el Rumble, la atmósfera en la oficina cambia. Los empleados reorganizan sus vidas de acuerdo al torneo. Nos ponemos serios sobre nuestra reserva de campeones. Nos quedamos hasta tarde practicando composiciones específicas con nuestros equipos. La noche de la partida es frecuente oír gritos de victoria y derrota por la oficina. La mañana siguiente, en los pasillos, se intercambian historias épicas sobre combates junto al Barón.

El torneo Rumble cambia la experiencia central del juego. La fase de bloqueo y selección de campeones acaba consistiendo en bloquear composiciones de equipo específicas y a miembros concretos del equipo contrario, en lugar de consistir en bloquear a los campeones que parecen más dominantes sin más (tiene mucho más sentido bloquear al jungla enemigo, porque has hecho tus deberes, que bloquear a Zed porque está fuerte; además sienta muy bien saber que te respetan cuando te bloquean a ti). Los equipos tienen entrenadores. Prueban cosas, entrenan y revisan las grabaciones de las partidas.

Jugar con el mismo grupo de personas una y otra vez ayuda a desarrollar una identidad de equipo. Descubres si eres mejor en composiciones de asedio o de conseguir muertes aisladas. Trabajas duro para que tus comunicaciones sean más efectivas con el tiempo. Se crean rivalidades. Se construyen relaciones significativas y se crece como equipo. En las partidas clasificatorias quiero ser como Doublelift; pero en el Rumble queremos ser como TSM.

En este torneo he vivido experiencias de equipo increíbles que han hecho crecer mi entendimiento de League de un modo en el que no creo que podría haberlo conseguido en la cola en solitario. He estrechado lazos con mis compañeros de equipo, he aprendido a probar estrategia y a entrenar, y he estado expuesto a una experiencia competitiva que va más allá de las clasificatorias y que da esa sensación de profesionalidad a pesar de que no tengo las habilidades de los profesionales.

Cuando pienso en League desde esta perspectiva, veo que existe un abismo entre las clasificatorias y la esfera profesional. Queremos salvar estas distancias. Queremos que los equipos crezcan juntos, tengan éxito juntos y fallen juntos, incluso en Bronce. Básicamente, queremos que todo el mundo que juegue a League tenga la oportunidad de vivir esta experiencia de competición intensa y coordinada.


Hacia delante

La intención de esta nueva serie de artículos del blog de los desarrolladores es compartir nuestros pensamientos desde una perspectiva más filosófica (no nos hemos olvidado de la promesa de hablaros sobre los cambios a las clasificatorias en la temporada 2017; esa publicación estará disponible en los próximos días). Así que, aunque no tengamos nada nuevo en concreto que anunciar en este momento, el juego organizado es un tema que estamos explorando activamente y en el que nos veréis trabajar más adelante. Creemos que este sería un añadido increíble a las experiencias que ofrece League actualmente y esperamos poder compartir este tipo de experiencias con nuestros jugadores de LoL más hardcore.


3 years ago


Contenido Relacionado